Actitud a seguir ante un suspenso

Actitud a seguir ante un suspenso
Comparte este artículo
Autor: Comentar

¿Has tenido un suspenso? es importante saber afrontarlo, por eso hoy te vamos a explicar qué actitud debes seguir ante un suspenso.

 Actitud a seguir ante un suspenso

Ante un suspenso hay que mejorar nuestros hábitos de estudio

Muchos estudiantes se echan las manos a la cabeza y ven como un verdadero fracaso tener un examen suspenso. Por ello, se desmotivan y comienzan a tener pensamientos erróneos del tipo “nunca conseguiré aprobar”. Este no es el camino adecuado a seguir, puesto que un examen nunca debe de tomarse como algo personal y es tan sólo un aviso de que tenemos que mejorar nuestros hábitos de estudio.

¿Quién no ha suspendido nunca un examen? No es el fin del mundo y es normal que en algún momento de tu vida estudiantil suspendas algún que otro examen. Como bien sabes, una prueba mide tus conocimientos en una determinada materia por lo que no debes de creer que lo que miden es tu valor personal.

Suspender un examen, una oportunidad para mejorar 

Suspender un examen no te convierte en una persona fracasada. Cuando suspendes, tienes una nueva oportunidad de demostrar tus conocimientos y aprender de tus errores para que no te vuelva a pasar. No es más que un aviso de que debes de revisar tus hábitos de estudio, ver cuáles son tus puntos débiles a la hora de afrontar una prueba y ponerte manos a la obra para solucionarlos y mejorar.

Actitud a seguir ante un suspenso

Saber el motivo por el que has suspendido

Lo que si puedes hacer es plantearte por qué motivo has suspendido. Hay muchos motivos, desde no haberte preparado lo suficiente la materia hasta no haber tenido tiempo de contestar o repasar bien todas las respuestas del examen. Otras veces son los nervios los que juegan una mala pasada. Si conoces los motivos por los que has tenido un suspenso entonces estás mucho más cerca de obtener el éxito académico en las sucesivas pruebas.

Por tanto, lejos de castigarte y de tener conductas negativas hacia tu persona que no te van a ayudar en absoluto, debes de pensar en soluciones y trabajar duro para que en la próxima prueba estés más preparado y te sientas satisfecho de ti mismo cuando veas que poco a poco eres capaz de mejorar unos resultados negativos.

Si tienes un suspenso tienes que buscar qué cambiar


No consigues nada si te castigas a ti mismo y mucho menos si tiras la toalla. A veces en la vida, para conseguir el éxito y lo que uno desea es frecuento tener tropiezos y un suspenso lo que significa es que debes de plantearte cambiar ciertos hábitos de estudio.

Revisa tus apuntes, pregunta todas las dudas que tengas a tu profesor, lee detenidamente o estudia con más antelación, trata de leer despacio los enunciados, dedica más horas a ciertos temas de la materia…como ves soluciones no faltan y un suspenso debe de servir para concienciarte de que hay algo que debes de modificar en tu rutina.

Es recomendable que acudas a la revisión del examen para ver en qué fallas, pues sólo así podrás poner remedio a los errores que hayas cometido.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Oportunidades
Comparte este artículo