Cómo afecta el Paso de Primaria a Secundaria

Cómo afecta el Paso de Primaria a Secundaria
Comparte este artículo
Autor: Comentar

Si el paso de los niños y niñas, de preescolar a primaria está básicamente marcado por el hecho de que se pierden espacios y libertades de acción para ser sustituidos por juegos más dirigidos y una enseñanza más normativa; no es menos complejo el avance de la Primaria a la Secundaria donde,  además,  tenemos que sumar el hecho de que nos encontramos ante  preadolescentes que están comenzando a reconocer su identidad personal, diferenciando su mundo interior y eligiendo un ambiente diferente del que hasta ahora sus padres les han proporcionado.

Ni tan pequeños ni tan grandes

Los niños vienen de tener un docente principal y no más de tres especialistas para encontrarse con un promedio de 13 docentes diferentes, con técnicas educativas diferentes y formas de hacer y pensar totalmente distintas.

Esta etapa puede llegar a estar marcada por el comienzo de conflictos entre los alumnos y sus docentes. Es por esto que algunos tips pueden ayudar a que sea más llevadera y enriquecedora:

– Cuando aún están en el 6º curso,  los colegios suelen organizar visitas al nuevo centro docente de secundaria para que los chicos y chicas se familiaricen con las nuevas instalaciones y  les hablen del sistema de enseñanza.

– Los niños, aunque pasen a Secundaria, siguen siendo niños. No se les puede exigir madurez y seriedad de una forma autoritaria y,  mucho menos,  de la noche a la mañana.

– En esta etapa quieren ser autosuficientes  por esto  familias y docentes se ven en situaciones de conflictos  haciéndose necesario los diálogos sobre el respeto, la tolerancia, los buenos modales y la educación.

– Algunos niños tardan más que otros en adaptarse por lo que es muy recomendable estar en constante comunicación con el tutor o tutora asignado para solucionar cualquier incidencia.

– Debemos revisar la agenda y confirmar que los niños están haciendo las anotaciones correspondientes.

– En esta etapa ya se pueden vislumbrar rasgos de “amor adolescente,  lo que hace oportunas las conversaciones constantes y la vigilancia de las actitudes al respecto. También comienzan a organizarse en grupos donde se refuerzan tanto las buenas como las malas actitudes.

– También podremos observar un poco de territorialidad en algunos niños más que en otros.  Pueden presentarse discusiones y/o peleas por lo que hay que tomar, desde un primer momento, medidas que se ajusten a cada situación.

– Algunos centros tienen sistemas de gestión informática que les permite a los padres mantener la comunicación necesaria de una forma muy eficiente.

– Las actividades complementarias organizadas por el centro docente son excelentes formas de lograr integración.

Fuente Imagen 1: Flickr

Por:
Etiquetas: , ,
Categorías: Colegios
Comparte este artículo