Cómo fomentar los buenos modales entre padres e hijos

Cómo fomentar los buenos modales entre padres e hijos
Comparte este artículo
Autor: Comentar

Hoy en día basta con mirar a los lados a los padres o abuelos que pasean con los hijos o nietos para darnos cuenta de cómo se han impuesto nuevas formas de comunicación.  En épocas anteriores,  se mantenía una distancia en cuanto al trato que se daba a los mayores, hablándoles de “usted”  y sin levantar la voz más arriba del tono del que se les hubiese hablado.

75393927

Hoy por hoy,  la situación es muy distinta y  la necesidad imperiosa de establecer acercamientos para lograr una mejor comunicación entre padres e hijos, ha derivado en  modos y maneras que son una falta de respeto total entre unos y otros.  Insultos van e insultos vienen. Los niños y jóvenes no ven la diferencia de las generaciones e intentan tratar por igual a sus mayores que a sus compañeros de juegos.

Entre los aspectos más importantes que caben destacar para lograr una buena relación sin perder el respeto tenemos:

– Los mayores no siempre tienen la razón, pero tienen más experiencia.

– Los padres y madres son los primeros que deben tratar a los hijos con respeto.  Muchas veces para llamarles la atención por algo las frases despectivas e insultos denigrantes son utilizados, lo que viene a significar el mal ejemplo a seguir.

– Cuando los mayores tienen que tomar una decisión que concierne al joven o jovencita es muy recomendable dialogarlo con ellos y hacerles ver que ciertas decisiones se toman por su bien. Hacerles reflexionar sobre sus actitudes y,  sobre todo,  que asuman las responsabilidades de sus actos.

– No se debe permitir, en ningún caso, que los niños levanten la voz o insulten a otros.  Se les debe sancionar adecuadamente y mostrar, con mucha educación, que cada quien ocupa una posición dentro de la estructura familiar o sencillamente de amistad, que debe ser respetada.

– La educación en valores como el respeto, la tolerancia, la verdad, la solidaridad, el altruismo y la paciencia, son indispensables para que los chicos y chicas establezcan lazos de verdadero respeto.  Si pueden comprender la importancia de estos principios podrán tener actitudes más acordes con la realidad que viven.

– Siempre se debe consultar con un especialista si se nos presentan casos en que no podemos lograr una comunicación efectiva con nuestros hijos. No es correcto el uso de groserías, malcriadeces, pataletas o malos modales.

Acciones sencillas como sonarse la naríz o masticar con la boca abierta en la mesa a la hora de comer, decir malas palabras, insultar en forma de juego, gritar o maldecir deben ser cortadas y sancionadas  inmediatamente.  Cuando el clima se haya calmado se debe analizar la situación que llevó a esto y,  sobre todo,  intentar que  no se repita más.

– Cuando se presenten conflictos entre adultos, es muy importante que se busquen las vías del diálogo para resolverlos, así se estará dando un ejemplo de madurez emocional y de soluciones pacíficas.

– Las buenas formas de “gracias”, “por favor”, “con permiso” , “buen provecho”, trato de “usted” a las personas mayores o desconocidas, etc,  deben ser enseñadas en edades tempranas o luego serán muy difíciles de asumir.

La buena educación comienza en casa y cuando los niños y niñas tienen una forma de vida respetuosa y que toma en cuenta respetuosamente las opiniones sencillas de los demás, crece con esta forma de pensar y de vivir convirtiéndolo en un valor para su vida y de quienes les rodean.

Fuente Imagen ThinkStock.

Por:
Etiquetas: , ,
Categorías: Destacados, General
Comparte este artículo