Cómo negociar el ocio con los hijos

Cómo negociar el ocio con los hijos
Comparte este artículo
Autor: Comentar
Negociar el ocio con los hijos en cuanto distribuir el tiempo para sus responsabilidades y para sus actividades en su tiempo libre es fundamental, y el pequeño nunca debe percibirlo como un chantaje. Se trata de una solución para evitar conflictos en la convivencia y para que ambas partes, padres e hijos, salgan ganando.

negociar el ocio con los hijos

Llegar a acuerdos con tus hijos es muy útil para potenciar vuestra comunicación y del mismo modo evitar conflictos y discusiones. Para negociar con ellos debes de tener en cuenta que deben de razonar y entender los motivos por los se hacen las cosas de determinada manera y que lo vean como un acuerdo y no como una imposición. Las claves para acertar en las negociaciones entre padres e hijos se basan en una escucha activa, formular proposiciones positivas y dejarles que opinen.

Recomendaciones para negociar el tiempo de ocio con los hijos

Para negociar el ocio de tus hijos te recomendamos lo siguiente: -Una buena distribución del ocio. Cuando los niños son pequeños realizan actividades de ocio en función de lo que hagan sus padres. Es importante que durante sus primeros años de vida les acompañes en su tiempo de ocio para que perciban su importancia. Como bien sabes, tan importante es cumplir sus responsabilidades en la vida escolar como tener tiempo libre para sus hobbys. -Regular los tiempos. Siempre hemos incidido en la importancia de marcar los tiempo y distribuirlo para determinadas actividades. Es fundamental regular los tiempos y su contenido.

negociar el ocio con los hijos

-Especial atención a las horas dedicadas a la televisión. Cuando los niños son pequeños la prohibición funciona pero cuando tienen ya unos cuatro años pueden ser capaces de poner el dvd. Lo recomendable es hablar con el niño sobre qué va a ver, cuánto y en qué momento del día. -Los expertos recomiendan que la dedicación a las nuevas tecnologías ( tele, vídeo, consolas, ordenador e Internet no debe excederse más de 2 horas al día.  La organización es la clave y lo importante es que estés pendiente de que el niño haga sus tareas habituales de clase y que no dedique más tiempo a las nuevas tecnologías de lo establecido. Es mejor tener el ordenador en el salón ya que de esta forma los padres pueden ver qué hace su hijo sin invadirles en su habitación. Del mismo modo evita la pregunta "¿qué estás haciendo?" y opta mejor "¿Cuánto tiempo crees que vas a tardar en terminar?". -Las normas que habéis establecido deben de ser firmes y coherentes, de lo contrario el niño no os tomará enserio y acabará haciendo lo que quiere. Es importante fijar bien los limites y la actitud de los padres debe de ser firme y fuerte, con una apertura al diálogo.

negociar el tiempo de ocio con los hijos

-El castigo se puede aplicar alguna vez pero sólo si cumple tres requisitos: actuar con rapidez, tener la misma intensidad y no ser desproporcionado así como que incluya algo que al niño le disguste. De esta forma obtendrás mejores resultados. -Haz sentir al niño que tiene derecho a tener un tiempo de ocio y que se lo ha ganado también por cumplir con sus responsabilidades como son sus deberes del colegio o algunas tareas del hogar. -Para alcanzar acuerdos es fundamental que escuches al niño y le preguntes por las tareas que prefiere hacer siempre. Podemos ofrecerle varias alternativas e intentar que el niño participe en la búsqueda de soluciones. -Los pactos a los que habéis llegado deben de ser rigurosos. Puedes impedir que tus hijos utilicen la consola los días de diario y permitirles media hora diaria los días fectivos con la condición de que lean por ese mismo período de tiempo. Si se falla en los "contratos", establece penalizaciones ya que como hemos comentado, la seriedad en vuestros acuerdos es clave. -Confía en la buena educación que le estás dando a tus hijos. Cuando comienza a crecer es imposible controlarlo del todo pero si has trabajado con él desde pequeño estos hábitos seguramente haya menos conflictos entre vosotros.
Por:
Etiquetas: ,
Categorías: Colegios
Comparte este artículo