Consejos para adaptarse a la vida universitaria

Consejos para adaptarse a la vida universitaria
Comparte este artículo
Autor: Comentar

adaptaciónuniversidad
El paso del bachillerato en un instituto a estudiar una carrera en la universidad conlleva cambios psicológicos en los alumnos así como cambios en sus hábitos de estudio.

La etapa universitaria forma parte del proceso de aprendizaje y maduración de los estudiantes y el centro educativo será un lugar importante para aprender nuevos métodos de estudio y conocer muchas personas nuevas, fuera de tu entorno habitual.

Ya desde segundo de bachillerato en muchos institutos se prepara a los alumnos a la vida universitaria. Los hábitos cambian y es que en la universidad lo usual será tener que estudiar una gran cantidad de apuntes por cada asignatura. Por tanto , es fundamental tener la capacidad de coger buenos apuntes, sintetizar textos, realizar lecturas rápidas y comprender e interpretar textos de un grado medio de dificultad.

Todos estos aspectos son cuestión de práctica y cuanto antes comiences a trabajar en ellos, será más fácil la adaptación. También es fundamental que conozcas toda la información posible acerca de la carrera elegida y seas consciente de si tus capacidades y habilidades coinciden con los estudios que quieres.

La madurez emocional también va a ser muy importante en la universidad. Los alumnos tendrán cada vez que tomar más decisiones por iniciativa propia y la autonomía será un punto fuerte. En este sentido, los padres también ocupan un papel importante y se deben favorecer algunas habilidades. Se trata de enseñarles a ser críticos con ellos mismos para que su trabajo en la universidad sea favorecido.

Otro punto a tener en cuenta es la organización. Los estudiantes están acostumbrados a tener el colegio y el instituto muy cerca de sus casas. Es probable, que muchos de ellos tarden mucho tiempo en llegar a la universidad por lo que se debe habituar al cuerpo a este cambio. Es recomendable, comenzar semanas antes a despertarse más temprano para adaptarse al horario.

Fuente imagen por flickr

Comparte este artículo