Efectos del divorcio en los niños pequeños

Efectos del divorcio en los niños pequeños
Comparte este artículo
Autor: Comentar

El divorcio tiene un impacto emocional en los niños pequeños, quienes necesitan del cuidado de sus progenitores, sobre todo durante la infancia.

En función de varios factores y de como sean las circunstancias, los efectos pueden ser uno u otros. Pero en términos generales, ya sea el sentimiento que provoca el propio divorcio en sí en los niños o las consecuencias que se derivan del mismo como pueden ser un cambio de domicilio o de colegio, la convivencia forzada con otros miembros de la familia, la disminución de la acción del padre o de la madre en la educación o la introducción de nuevas parejas de los padres, los efectos son los siguientes:educar valor respeto

-Bajada en el rendimiento escolar y problemas para concentrarse.

-Irritabilidad

-Culpabilidad

-Hiperactividad

-Dificultades para conciliar el sueño

-Rechazo a la comida

-Problemas de conducta

-Dificultades emocionales como miedo o ansiedad

-En un futuro, pueden dudar de su habilidad para mantener una relación de pareja perdurable.

Los efectos emocionales son variados y según la edad del niño pueden ser unos u otros. Los niños de tres a cinco años, temen quedarse solos y abandonados ya que a estas edades los padres son todo lo que tienen.

Si los niños tienen entre seis a doce años, se darán cuenta de que es un problema doloroso y no sabrán bien cómo reaccionar ante este dolor. Creen que los padres pueden volver a juntarse y presionan para que esto ocurra sin éxito, por lo que se sienten frustrados.

Para enfrentarse a esta situación durante la etapa de la infancia, los padres deben de mantener una relación civilizada con todos los miembros de la familia. Del mismo modo, si el padre no convive ya con los niños, debe de visitarlos regularmente y mantener un clima de calma. Tanto el padre como la madre deben de dar muestras de cariño a sus hijos como abrazos, caricias y jugar con ellos.

 

Por:
Etiquetas: ,
Categorías: Oportunidades
Comparte este artículo