Estudiar en la tercera edad

Estudiar en la tercera edad
Comparte este artículo
Autor: Comentar

La formación profesional en cualquier oficio está en constante renovación, mientras la persona se capacite haciendo cursos o estudiando. La capacitación no sólo se realiza siendo joven para afianzar conocimientos o culminar una carrera. También se puede extender hasta las personas de la tercera edad, que buscan instruirse para continuar siendo parte activa de la realidad social.

2459833976_bac23676c01

A lo largo de los siglos, la expectativa de vida cada vez es mayor gracias a los diferentes cambios socio culturales, que contribuyen a un marcado incremento de adultos de la tercera edad en la población mundial. Sumado a esto, hay un aumento progresivo del estado de salud de este grupo, más la demanda que  ocasiona que las instituciones implementen programas educativos para ellos.

Los programas educativos buscan crear espacios para contribuir a que las personas de la tercera edad se sientan útiles y puedan desarrollar competencias para participar en la sociedad. También generan un lugar donde dichas personas puedan encontrarse con pares para compartir algo más que una clase o un taller de capacitación.

La oferta de cursos en Internet y presenciales es amplísima. Hay distintas alternativas de talleres para las áreas culturas, artísticas, tecnológicas, etc. Por ejemplo hay cursos de computación, literatura, idiomas, actividades corporales, música, humanidades, arte, etc.

Uno de los factores que incitan a la persona de la tercera edad es la motivación personal. Ellos están en busca de querer aproximarse al mundo tecnológico para acercarse a las generaciones más jóvenes, por ejemplo a los nietos, para compartir un código. Quieren aprender a mandar un e-mail o un mensaje de texto para estar al mismo nivel que los demás.

Si no es por el lado tecnológico, la motivación está dada con el fin de ejercitar la memoria, reaprender conceptos, volver a estudiar, o quizás realizar un curso o taller al que nunca asistieron por falta de tiempo o por las responsabilidades, que no son las mismas que las de una persona joven.

Las personas de la tercera edad son un desafío para los docentes que dictan los cursos, que tendrán que pensar las mejores estrategias para que los tiempos de aprendizaje, por parte de este grupo generacional, no resulten extensos y a la vez generen importantes beneficios para ellos.

Imagen: pedrosimoes7

Por:
Etiquetas:
Categorías: Especiales, General
Comparte este artículo