Juguetes para aprender

Juguetes para aprender
Comparte este artículo
Autor: Comentar
La enseñanza y aprendizaje tienen un aliado indiscutible en los juguetes y los juegos. Los procesos de socialización, desarrollo físico y afectivo de los niños en su etapa inicial se ven muy favorecidos con estas herramientas. Aunque no se quedan atrás los jóvenes quienes también pueden divertirse y aprender al mismo tiempo. px147027 Pero, ¿Qué es un juguete? Podríamos definirlo como un objeto destinado a entretener, normalmente a niños y niñas. Tiene la característica de ser inanimado ya que la vida y la animación forman parte de lo que el niño o la niña tienen que  hacer para disfrutar de él desarrollando al máximo su imaginación. Los juguetes presentan diferencias importantes en cuanto a sus materiales, diseño, formas, colores, etc.  Las temáticas para las que han sido diseñados varían enormemente y es aquí donde está el provecho o daño que pueden causar  a los niños, niñas y jóvenes. Muchos juguetes también son imitaciones peligrosas porque no han cumplido normativas de diseño, fabricación y distribución que sean seguras , convirtiéndose en tóxicos, peligrosos por ingestión de partes pequeñas o,  sencillamente,  no funcionan correctamente.  Lo que significa que estaríamos derrochando el dinero y poniendo en peligro la salud del niño o de la niña. También hay temáticas que potencian conductas impropias en la personalidad infantil. De esta forma juegos que incentivan la violencia, la discriminación de género o inclusive dan instrucciones precisas para cometer delitos son bien llevados a casa por adultos mal informados al respecto,  que no tienen la plena conciencia del daño que ocasionan a mediano o largo plazo. En esta categorías entran algunos video-juegos con una carga de agresividad y violencia terribles que insensibilizan a los niños ante el dolor y el sufrimiento convirtiéndoles inclusive en asesinos, ladrones y/o mafiosos virtuales. Muchos niños tienden a repetir las malas poses aprendidas. Por otro lado tenemos los juguetes al aire libre, video-juegos didácticos  y juegos de mesa que tantos beneficios aportan a los pequeños y jóvenes. Así el ajedrez, por ejemplo, desarrolla capacidades mentales; video juegos con contenidos educativos con gran contenido de vocabulario, figuras e historias creativas; cometas, trompos y canicas, excelentes para disfrutar de actividades al aire libre. Algunos juguetes pueden ser eléctricos y/o con baterías (mejor recargables). Un concepto muy importante,  que padres y maestros debemos comprender definitivamente,  es que los niños sí pueden jugar con muñecas y cocinitas  y las niñas pueden jugar con carritos y herramientas de carpintería. A través de un juguete bien diseñado los padres y docentes pueden alcanzar objetivos bien importantes de la educación y la enseñanza. Entre estos objetivos destacan la socialización, la retención de conceptos claves, el desarrollo de destrezas oculo-manuales, la competencia positiva, el intercambio de ideas, lazos afectivos, el impulso de la creatividad, fortalecimiento de las relaciones familiares o en el aula. 200260173-001 La  elección del  juguete se hará atendiendo a la edad, situación física y mental, intereses, economía, espacios de distracción del niño, etc. Fuente Imágenes 1 y 2 ThinkStock.
Por:
Etiquetas:
Categorías: Destacados, Featured, General
Comparte este artículo