Peligros de ver ciertos programas de TV delante de nuestros hijos

Peligros de ver ciertos programas de TV delante de nuestros hijos
Comparte este artículo
Autor: Comentar

El bombardeo de imágenes negativas que hay en la televisión de nuestro país, es cada día más numeroso. Esto es un tremendo peligro para las personas, y para los niños aún más, ya que son más sensibles y están en proceso de aprendizaje.

Si analizamos las noticias que salen en los telediarios de nuestras cadenas de televisión, la mayoría de ellas son negativas y de sucesos que han terminado de una manera dramática. Hay que tener muy presente que los niños van a ver el mundo que les mostremos, y si todos los días ven imágenes negativas, podemos facilitar la aparición de miedos.

101404938

Con esto no quiero decir que no haya que saber la realidad, pero con el público infantil tenemos que estar alerta de lo que ven en TV.

Si hablamos de programas del corazón, la cosa es casi peor, la manera que tienen los personajes de dialogar entre ellos, la falta de respeto, los insultos, los cotilleos, todos estos comportamientos y más que se muestran, no son nada saludables ni beneficiosos para que los vean nuestros hijos.

Es conveniente evitar en la medida de lo posible que nuestro hijo tenga contacto con la televisión basura, porque aunque pueda parecer exagerado, si los padres vemos y aceptamos ese tipo de comportamientos en otros, aunque sea a través del televisor, estamos mandando un mensaje a nuestro hijo de que el comportamiento que realizan esas personas es aceptado y reforzado por nosotros.

No vale con criticar los programas o a los personajes y luego verlo, tenemos que ser consecuentes con nuestra manera de ver la vida. El simple hecho de reír las gracias a alguno de los comportamientos que se realizan en esos programas, ya va a dar pie a que nuestro hijo se comporte de la misma manera.

Este es un tema que está totalmente de actualidad, ya que todavía existen un gran número de personas que ven en la televisión programas que no aportan nada positivo a nuestras vidas.

Fuente Imagen ThinkStock.

Comparte este artículo